patrocinador2

Visita mi Blog dentro de los en Coobis.

jueves, 28 de enero de 2016

DESCONGESTIONANTES NASALES



¡Hola chic@s!


Llegó el frío y con él los temidos resfriados, y cuando digo resfriados me refiero al catarro o resfriado común, la gripe es otra cosa. (si quieres saber la diferencia entre gripe y resfriado, pincha aquí).

Y, si algo hay molesto de los resfriados (aparte de la tos, claro) es la CONGESTIÓN NASAL, la sensación de no poder respirar, la sequedad de boca, sobre todo mientras dormimos ante la imposibilidad de respirar por la nariz, el no notar el sabor de los alimentos... es muy desagradable. Esta congestión, junto con la secreción nasal y los estornudos es lo que se conoce como rinitis alérgica o vasomotora, típica del resfriado común.

Pero centrémonos en la congestión nasal: ésta se produce cuando se dilatan los vasos sanguíneos de la mucosa nasal, lo que provoca que ésta se hinche, se estrechan los conductos nasales (las fosas nasales) y se obstruyen por el aumento en la producción de moco.

Éstos síntomas se pueden aliviar con distintos tipos de tratamientos:


  • TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO: El uso de suero fisiológico o soluciones salinas, como agua de mar isotónica y estéril (por ejemplo Rhinomer® ) es útil para limpiar las fosas nasales y descongestionar un poco. La ventaja es que se pueden utilizar a cualquier edad, incluso para los bebés.                                                                                         También se pueden hacer inhalaciones de vapor, que reduce la congestión y suaviza las vías altas. Si se añaden compuestos aromáticos como el mentol o el eucalipto, se facilita aún más la respiración. Inconveniente: el mentol no se puede utilizar en niños menores de tres años.


  • DESCONGESTIONANTES NASALES: Éstos preparados contienen unos fármacos (llamados fármacos simpaticomiméticos), que ejercen su acción mediante la vasoconstricción de la mucosa que, a su vez, reduce el edema; es decir, se contraen los vasos sanguíneos de la mucosa nasal, ésta se deshincha, baja la inflamación y se ensanchan los conductos nasales facilitando la respiración.                                                                     Los encontramos en dos tipos de presentaciones:                        - via local, en forma de gotas o spray, es la forma más eficaz. Tienen un comienzo rápido y una corta duración. Entre los principios activos más utilizados están la oximetazolina (Respir®, Respibien®, Utabon®), Fenilefrina (Disneumón Pernasal®) y Xilometazolina (Frenasal ®), pero se tienen que utilizar durante un tiempo limitado (normalmente no más de 7 días), ya que si se usa durante un período largo de tiempo se puede producir una congestión de rebote, es decir, al usar el descongestionante de forma continua y prolongada, aparece de nuevo la rinitis, pero en este caso, la produce el propio medicamento, no el resfriado, pero claro, el paciente lo interpreta como un empeoramiento de la enfermedad y sigue usando el fármaco, lo que da lugar a un círculo vicioso que puede acabar en una rinitis crónica.                                                                               - via oral, incluidos en los preparados anticatarrales (tipo Pharmagrip®, Propalgina plus®, etc) o asociados a antihistamínicos en forma de pastillas,(Stopcold®, Narine repetabs®). Los descongestionantes nasales para administración oral, no siempre resultan tan eficaces como los de aplicación local, pero no producen la congestión nasal de rebote. Deben usarse con precaución en pacientes con otras patologías, como diabetes, hipertensión, glaucoma, etc.


  • CORTICOIDES NASALES: Se presentan en forma de spray y van bajo prescripción médica. Producen vasoconstricción (disminución del diámetro de los vasos) y actúan reduciendo la inflamación, la permeabilidad capilar y la producción de mucosidad. Los más comunes son: budesonida, fluticasona o mometasona. Si se administran a las dosis recomendadas los efectos adversos son moderados y transitorios. Se pueden utilizar en tratamientos de larga duración, pero hay que revisar la mucosa de forma periódica.
Conclusión: Si tienes una congestión nasal muy fuerte por un resfriado (nariz taponada, no puedes respirar...), lo mejor es que utilices un descongestionante nasal en spray, como un resfriado común no suele durar más que unos días lo puedes utilizar durante ese período de tiempo. Se suele utilizar dos veces al día, tarda unos minutos en hacer efecto y descongestiona totalmente la nariz, incluso reduce la producción de moco, este efecto dura bastantes horas. Los descongestionantes que vienen incluidos en los anticatarrales (tipo Frenadol®, por ejemplo) no suelen hacer mucho efecto, seguirás con la nariz atorada, aunque como cortan el moqueo, sentirás un poco más de alivio.
Si la congestión es debida a alergia o cualquier otra afección que se prevea que va a durar más de unos días, te recomiendo que visites a tu médico para que te recete unos corticoides nasales.

Eso es todo por hoy, espero que os haya gustado, si es así podéis seguirme en mis redes sociales Facebook e Instagram.

Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario